El efecto de los antioxidantes

antioxidanteLos antioxidantes son conocidos incluso entre la gente que no es experta en nutrición y medicina. Es común asociarlos con su efecto positivo en el organismo y con la acción contra el envejecimiento que produce. Pero los antioxidantes son algo más que todo eso.

Qué son los antioxidantes

Éstos son unas sustancias útiles para evitar la rápida oxidación de nuestras células. Podemos encontrarlos en extractos naturales, en alimentos con una composición alta de activos e incluso en algunos productos de farmacia o de parafarmacia. Son sumamente especiales porque retardan o evitan la rápida oxidación de las células y, por lo tanto, su pérdida. La oxidación destruye nuestras valiosas células y al suceder esto se desprenden radicales libres.

Los radicales libres

Los radicales libres están compuestos por un electrón suelto y que los convierten en átomos reactivos y sin estabilidad. Buscan la estabilidad y, para tal fin, cogen electrones a otros que, a su vez, se convierten en radicales libres. Éste proceso en cadena acelera la pérdida de células y provoca un envejecimiento más rápido.

Aquí entran en juego los antioxidantes porque neutralizan a los antioxidantes para evitar que sigan circulando por nuestro cuerpo. Si bien es cierto que algunos alimentos, hábitos y fármacos no favorecen el efecto antioxidante, aunque lo que más favorece su efecto suele ser nuestros hábitos como dormir poco, fumar, el estrés, una dieta desequilibrada…

Algunos antioxidantes a nuestro alcance

Algunos antioxidantes conocidos son la vitamina C, el omega 3, la vitamina E, el selenio, las semillas de cacao, entre otros. Como podéis observar, algunos de estos son fáciles de encontrar en alimentos cotidianos. Lo mejor es incluirlos equilibradamente en nuestra dieta además de tener una vida sana y evitando los excesos y los vicios que pueden perjudicarnos generando radicales libres.